Una campaña fresera diferente

La pandemia mundial originada en Wuhan ha cambiado la forma de vida y de trabajo hasta ahora. La campaña fresera de Huelva, también ha sido afectada por la crisis sanitaria del coronavirus, impidiendo que temporeros de otros países pudieran entrar en nuestro país.

Daniel Tejero Caro, Mazagón (Huelva) – 10 de junio de 2020

Esta crisis sanitaria originada por el Covid-19 ha afectado y cambiado a todos los sectores productivos de la economía de nuestro país. La campaña de recogida de fresas que transcurre entre los meses de febrero y mayo se ha visto azotada por el coronavirus.

La campaña de fresas es uno de los motores de la economía de la provincia onubense, dónde Huelva, recibe miles de temporeros de diferentes partes de Europa y de África, para saber como ha transcurrido la campaña desde dentro, contamos con Virginia Moro, jefa de calidad de Fresón de Palos.

Esta campaña se ha desarrollado de una forma muy diferente, dónde muchos temporeros si consiguieron entrar en nuestro país, debido a que la temporada de recogida comienza en febrero, pero hay otros muchos que no han podido entrar para desarrollar este trabajo tan fundamental en el campo.

“En el momento que se declaró el estado de alarma en nuestro país, nuestra empresa contaba prácticamente con el 90% de las personas contratadas, la única dificultad la hemos tenido con el último grupo de personas que venía proveniente de Marruecos, que finalmente no pudo venir” afirma Virginia Moro.

No obstante, esta falta de mano de obra se ha conseguido ya que otros sectores como la hostelería o los comercios se encontraban cerrados, muchos de estos trabajadores, prefirieron trabajar en el campo.

La recogida de la fresa aglomera muchas personas juntas ya sea recolectando la fruta o cargando en los diferentes camiones, lo que ha dificultado aún más este duro trabajo agrícola.

Temporeros recolectando fresas con medidas de seguridad

Así, el trabajo dentro de las fábricas como el control de calidad o el envasado de la fruta, también se ha visto alterado por esta pandemia. Teniendo las empresas del sector fresero, adherir a sus infraestructuras las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

“Las medidas que hemos adoptado, han sido una continua desinfección y limpieza de las instalaciones, el uso obligatorio de mascarillas y guantes, medición de temperaturas de nuestros trabajadores y la organización de los turnos de trabajo para que así no coincidieran en las zonas comunes, permitiendo respetar la distancia de seguridad”, destaca la jefa de seguridad de Fresón de Palos.

A su vez, esta crisis no ha afectado a la hora de la producción, al implantarse el estado de alarma, hubo una pequeña bajada a la hora de grandes pedidos, pero con el paso de las semanas la producción volvió a la normalidad.

El comercio internacional de la fresa es la parte de este sector productivo que más ha sido afectado, debido a que los países demandantes de este fruto rojo de Huelva se vieron más recatados a la hora de realizar esas grandes cantidades en sus pedidos.

De esta forma se ha desarrollado una campaña muy diferente, dónde se ha producido una gran bajada del comercio internacional y dónde la ausencia de temporeros se ha suplido con trabajadores de otros sectores que se encontraban con las puertas cerradas debido a esta crisis sanitario que hemos vivido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *