México en semáforo rojo, alias “la nueva normalidad”

Después de España y su “retraso en tomar acciones”, Estados Unidos con las protestas y reuniones colectivas, y Brasil dado prioridad a la economía, México se pierde entre mensajes contradictorios.

Por Pamela Salinas, México – 10 de junio de 2020

A pesar de las cuestiones sobre la credibilidad del virus, las fiestas clandestinas, el desabasto de cerveza y el seguimiento a medias de las recomendaciones sanitarias, los mexicanos se mantuvieron en cuarentena a finales de marzo, abril y mayo. Durante ese tiempo, el Gobierno Federal y la Secretaría de Salud han reiterado que entre más respeten la indicación de quedarse en casa, más rápido podrán salir e iniciar la nueva normalidad. Sin embargo, según las cifras otorgadas por el INEGI, los contagios y muertes por Covid-19 han sobrepasado las predicciones originales del Gobierno Federal, quienes ya habían establecido el fin de la Jornada de Sana Distancia y la reapertura económica para el 1 de junio, lo que provocó un encuentro entre el pico de infección y el inicio de la nueva normalidad y como consecuencia, una confusión entre los mexicanos: “Entonces, ¿salgo o no salgo?” Ante el aumento exponencial de contagios y muertes que ya ascienden a más de 100,000 y 13,000, respectivamente, el Gobierno Federal ha decidido reiterar en el llamado de conservar las medidas de seguridad sanitarias y no salir de casa, pues la epidemia –claramente- no ha acabado.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador saluda a sus simpatizantes en Lázaro Cárdenas, Quintana Roo, México, el lunes 1 de junio de 2020. Imagen: Victor Ruiz, AP.

Sin embargo, la reapertura de actividades en instituciones, empresas, centros recreativos y de ocio, contradicen, confunden y hacen imposible el que tenga sentido decirle al mexicano que no salga.  

El iniciar la nueva normalidad en el punto más alto de la curva no solo es un hecho que expone al gobierno mexicano de hacer predicciones no tan atinadas, sino también una causa de las repercusiones que en unos días sufrirán las familias mexicanas y los sistemas de salud. Y aunque algunos ciudadanos piensan que la cuarentena no sirvió de nada y que debería extenderse al menos hasta agosto, otros desean reactivar su vida social, no aguantan el encierro o la contraparte: tienen que trabajar.

La pregunta de los mexicanos: Entonces, ¿salgo o no salgo?

La reapertura económica parece jugar un papel prioritario.

Según datos del INEGI, se han perdido al menos 12.5 millones de empleos y se necesitará la creación de muchos más para la reactivación económica y el presidente sostiene que “no podemos quedarnos todo el tiempo en la inmovilidad, tenemos que, con cuidado y responsabilidad, ir hacia adelante poco a poco”.

El subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que “No hay una fórmula mágica, pero si la transmisión de la Covid-19 sigue creciendo, eso es un indicativo de que no se debe empezar a abrir la actividad económica de forma inmediata porque puede significar que la transmisión va a acelerar aún más”.

Ciudad de México. Imagen: Cuartoscuro

Para poder ejemplificar los retos que tienen actualmente el equipo médico sanitario y los que esperarán, hablamos con Norma Silva, la Especialista en Medicina de Urgencias del Hospital General de la Zona 4 de Guadalupe, Nuevo León, quien percibe que la mayoría de pacientes sí toman la enfermedad seriamente, así como las recomendaciones que se les dan. Sin embargo, por el inicio de la nueva normalidad, ella espera un colapso en los sistemas de salud.

Definitivamente es una mala idea. Los ciudadanos, durante la cuarentena, nunca han estado completamente restringidos y ahora el ciudadano promedio lo toma como que ya se les dio permiso de salir

Norma afirma que el tratar pacientes con Covid es un proceso complicado desde el inicio. “Es muy difícil porque, primero al valorar al paciente y darte cuenta que necesita el procedimiento de intubación tienes que revisar que tengas tu equipo de protección bien colocado, que el equipo para intubarlo esté listo, hacerlo rápido. Nada te expone más a contagiarte que ese proceso”.

También, ella explica lo complicado que es que los pacientes entiendan y acepten el proceso por el que pasarán: “a veces los pacientes están conscientes a pesar de tener el oxígeno en su sangre muy bajo y hay que explicarles que van a ser intubados, que van a ser dormidos, que no van a darse cuenta de nada y que no sabemos cuándo van a despertar. Es difícil explicarle eso a una persona y que… lo acepten”.

Hospital General de la Zona 4 de Guadalupe, Nuevo León. Imagen: Dominio Medios

Según datos de Johns Hopkins University (JHU), México está en el puesto número 14 en el ranking mundial de casos confirmados con covid-19 y el séptimo en defunciones. El segundo en ambos puestos en Latinoamérica justo después de Brasil.

Por su parte, Norma espera un aumento exponencial de casos. “Va a haber más contagios. Los servicios de salud siempre están colapsados, realmente lo que ha ayudado a los hospitales que tratan exclusivamente casos de coronavirus como en el que yo trabajo es que las personas que tienen otras enfermedades no van allí y no se saturan tanto los servicios de salud para las personas sospechosas o positivos de Covid-19. Pero al aumentar esos casos, todo será más difícil.” 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *