Estados Unidos en pie de guerra

El país americano está ayudando en la lucha contra la pandemia mundial, pero también en la ayuda de la producción de conflictos.

Isabel María Peral Costa, Huelva – 10 de junio de 2020

Estados Unidos tiene muchos frentes abiertos. Contra la caída de la economía, contra el COVID-19, contra China, Venezuela e Irán, contra la OMS, contra sí mismo. El país estadounidense tiene muchos conflictos iniciados que solo el mismo puede cerrar.

El mundo se está preparando para una de las mayores crisis de la historia. Doce años después de la última gran brecha económica a nivel mundial, todos los países se preparan para afrontar el choque económico que ya está provocando el COVID-19. Estados Unidos se ha visto obligado a poner en circulación bonos del Tesoro con un rendimiento del 1’22 %. La última vez que el país estadounidense puso en circulación estos bonos fue en 1986. Esta estrategia es parte del plan del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para financiar el déficit previsto para este año 2020 que, según El Economista, llegaría a ser de 3 billones de dólares. Tras su puesta en circulación, estos bonos han sufrido fluctuaciones en su rendimiento.

Pese a tener que poner estos bonos en circulación para ayudar a su economía, Estados Unidos lleva ayudando a otros países a gestionar la crisis con ayudas desde el inicio de la pandemia mundial, ya sean con ayudas monetarias o con material sanitario. Estas ayudas han sido destinadas a Europa, África, Asia y Latinoamérica.

Tweet de Mike Pompeo sobre las ayudas estadounidenses.
Fuente: @SecPompeo (20 de mayo de 2020)

Según recoge el Diario Las Américas, un informe del Departamento de Estado cuenta que “Estados Unidos se ha movilizado como nación para combatir el COVID-19 tanto en el país como en el exterior y ha cumplido con el compromiso del presidente Trump de proporcionar respiradores a nuestros aliados en África, Asia, Europa y Latinoamérica. El primer envío de respiradores hechos en Estados Unidos y donados por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), llegó a Sudáfrica el 11 de mayo, y hay más (respiradores) en camino a otros socios y aliados”. En dicho informe, se señala la importancia de la ayuda alimentaria de emergencia, ya que debido a la situación que actualmente se vive se han visto interrumpidas cadenas de suministros y se ha restringido el movimiento, creando así una inestabilidad macroeconómica.

En estos últimos meses EE. UU. ha ayudado a nivel mundial con más de un billón de dólares según confirma el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, en su cuenta de Twitter, señalando a los ciudadanos americanos como los más humanitarios de todo el mundo. En otra de sus muchas publicaciones sobre el papel del país estadounidense en la lucha contra el COVID-19 ha destacado las aportaciones del gobierno, las cuales cubren el 30 % de donaciones de todos los gobiernos del mundo.

We are making it harder for the Chinese Communist Party to use our sensitive technology against us, our allies, and our partners

Mike Pompeo, Secretario de Estado de Estados Unidos

AYUDAS INTERNACIONALES

Sudáfrica, Perú, Venezuela y Rusia son algunos de los países beneficiarios de estas ayudas hasta el momento. En las últimas semanas se mandaron al país ruso 200 respiradores producidos en territorio americano. Pompeo ha declarado en Twitter que el país estadounidense plantea enviar más de 15.000 respiradores a 60 países y ha resaltado su posición como líderes en cuanto a contribuciones humanitarias.

Perú, en su papel como aliado estadounidense, lleva recibiendo ayuda del país americano desde hace muchos años. Durante la crisis actual ha recibido casi 6 millones de dólares, que se suman a los 265 millones aportados en asistencia sanitaria en los últimos 20 años. Pompeo le ha trasladado a Gustavo-Meza, Ministro de Asuntos Exteriores de Perú, su compromiso con el pueblo peruano.

Tweet de Donald Trump sobre las aportaciones del gobierno estadounidense.
Fuente: @realDonaldTrump (25 de mayo de 2020)

Por otro lado, el gobierno estadounidense ha proporcionado 200 millones de dólares a Venezuela para responder a la crisis humanitaria que sufre el país. Aprovechando esta ayuda, Pompeo ha acusado a Maduro de provocar esta crisis y ha mostrado su apoyo al pueblo venezolano.

El presidente Trump compartió en Twitter las aportaciones de su gobierno y aseguró hacer lucir mejor a la mayoría de los gobernadores de otros países al proporcionarles toda la ayuda sanitaria que estos han necesitado pese a que deberían haberla tenido prevista en sus reservas.

Ahorita China ya no es un títere de manufactura. Se está convirtiendo en un país orientado a la innovación y tecnología. Ya no es la fábrica del mundo.

Lin, ciudadana ecuatoriana residente en China

CONFLICTOS INTERNACIONALES

Pero, pese a estas ayudas, Estados Unidos tiene muchos frentes abiertos. Irán, Venezuela, China, la Organización Mundial de la Salud… Cada día la lista de los enfrentamientos entre el país americano y el resto del mundo crece.

Pocos días después de proporcionar esta ayuda, Venezuela y Estados Unidos se vieron envueltos en un conflicto en el que también ha participado Irán. Los representantes del gobierno estadounidenses han mostrado su descontento con el régimen iraní repetidamente y han dejado clara su postura contra los países que tienen algún tipo de relación con este. El conflicto en cuestión se debe a la llegada de cinco buques iranís llenos de combustibles para ayudar al país venezolano que padece una severa escasez de combustible.

Relacionado también con el país iraní, Mike Pompeo amenazó a China con sanciones por su relación comercial con la aerolínea Mahan Air que, según este, se encarga de transportar armas y terroristas. En esta línea de conflicto duradera contra el país asiático, Estados Unidos ha anunciado nuevas restricciones a las exportaciones de la empresa Huawei. Pompeo ha declarado que están haciendo más difícil para el país comunista el uso de la tecnología estadounidense contra ellos, sus aliados y sus socios (“We are making it harder for the Chinese Communist Party to use our sensitive technology against us, our allies, and our partners”).

Ese virus político (que se propaga por EE. UU. junto al coronavirus) es el uso de cada oportunidad para atacar y desprestigiar a China

Wang Yi, Ministro de Asuntos Exteriores de China

En la línea de su presidente, Pompeo ha señalado a China como la responsable de la propagación del coronavirus, ha afirmado se niega a compartir información sobre este para así ayudar al resto del mundo a responder contra el virus que ha matado ya a miles de personas. China, por su parte, acusa a Estados Unidos de estar llevando las relaciones con su país a una nueva guerra fría. “Nos hemos dado cuenta de que las fuerzas políticas en los Estados Unidos están tomando como rehenes a las relaciones chino-norteamericanas y empujando a nuestros dos países al borde de una nueva guerra fría” declaró el Ministro de Exteriores de China, Wang Yi, en una conferencia de prensa.

El canciller chino hizo hincapié en que esta situación de conflicto perjudicaba a ambas fuerzas y que con cooperación ambas ganaban por lo que debían encontrar la manera de convivir de manera pacífica debido a la responsabilidad que cae sobre cada una de ellas. Wang Yi señaló también que “Ese virus político (que se propaga por EE. UU. junto al coronavirus) es el uso de cada oportunidad para atacar y desprestigiar a China”.

Es una incógnita como terminarán las relaciones entre ambas potencias. Tras una larga guerra comercial, a principios de año se firmaba el primer paso para un acuerdo comercial entre China y Estados Unidos, que el presidente Trump anunció el 31 de diciembre de 2019 y que se firmó el 15 de enero de 2020. Sin embargo, estas tensiones entre ambos países con incesantes ataques desde el país americano al asiático ponen en duda la continuidad de este acuerdo y de toda relación entre ambos países.

Pudiera creerse que en China existe una gran preocupación por cómo acabará la relación entre ambos países, pero Lin, una ciudadana ecuatoriana residente en China, nos cuenta como sienten allí este conflicto. “En China no hay tanta preocupación porque tiene más partners para el comercio. Claro que USA es un gran partner para negocios, pero si es que cortan ese acuerdo ellos pierden mucho. Yo creo que ese acuerdo va a seguir vigente. Trump habla por hablar.” Por otro lado, habla de la situación de las empresas chinas en territorio estadounidense: “Hay muchas empresas que ya se salieron de USA y regresaron a China. USA pidió a las empresas americanas que dejen el territorio chino, pero no han aceptado y siguen acá. Ahorita China ya no es un títere de manufactura. Se está convirtiendo en un país orientado a la innovación y tecnología. Ya no es la fábrica del mundo.”

María Plaza, ciudadana venezolana afincada en Florida, en relación con todos estos conflictos nos cuenta que “La confrontación con China es la que más nos perjudica porque nosotros tenemos muchas exportaciones y exportaciones con China y esto va a afectar muchísimo a los precios de los productos. En la parte de Irán y Venezuela, la gente está preocupada porque Venezuela está justamente acá. Está literalmente debajo de la Florida y si se entra en guerra con Irán, Irán podría usar Venezuela para atacarnos, entonces yo creo que esa es una de las mayores preocupaciones, pero, realmente, no se habla tanto de eso.”

“Es una de las primeras veces que he visto que hay protestas en los 50 estados a la misma vez. Es un movimiento increíble. Hay muchísimas protestas pacíficas, yo creo que la minoría son las protestas violentas, pero literalmente son las que tienen más cobertura en el media”

María Plaza, ciudadana venezolana residente en Estados Unidos

Estados Unidos también ha tensado toda relación con la Organización Mundial de la Salud. Desde el inicio de la pandemia ha acusado a la OMS de proteger a China en su papel en el COVID-19. Se retiró la financiación estadounidense mientras que se evaluaba el papel de la organización en la gestión de la emergencia hasta que finalmente se ha decidido abandonar la organización cortando la relación que mantenían país y corporación. Trump, según recoge France 24, afirmó en una conferencia de prensa que “El encubrimiento del virus de Wuhan en China permitió que la enfermedad se extendiera por todo el mundo, instigando una pandemia global que ha costado más de 100.000 vidas estadounidenses y más de un millón de vidas en todo el mundo”.

Por su parte, la OMS espera que Estados Unidos siga cooperando pese al anuncio de Trump de la retirada de la organización. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha señalado la actuación excepcional de la entidad en cuanto al tratamiento de problemas sanitarios y ha alabado la generosidad estadounidense durante décadas. Otros países como Rusia, China y Alemania se han pronunciado lamentando esta salida. Jens Spahn, Ministro de Salud de Alemania, ha declarado que “La Unión Europea debe asumir un papel líder en este proceso y comprometerse más en lo referente a la financiación”.

SITUACIÓN ACTUAL DEL PAÍS

Portada de The New York Times. Fuente: @guerraypaz (24 de mayo de 2020)

En la actualidad, Estados Unidos sigue siendo el país más afectado del mundo por el coronavirus, cerca de 2 millones de personas contagiadas y más de 107.000 muertes. El periódico The New York Times rindió un emotivo homenaje a los fallecidos cuando se llegó a la cifra de 100.000. En su web se puede hacer un recorrido a través del tiempo donde aparecen los nombres de todas las personas fallecidas con su edad, residencia y algo característico de ellas, pero quisieron hacer algo más impactante si pudiese ser, incluir todos los nombres en una sola portada.

Pero esto ha pasado a un segundo plano en las últimas semanas. El asesinato de un ciudadano negro a manos de un agente de policía incendió al país, más aún cuando el agente solo fue castigado siendo expulsado del cuerpo, no fue detenido. La ciudadanía estadounidense comprometida contra el racismo reivindicó esta injusticia y comenzó a manifestarse por todo el país. 

Se han producido protestas violentas y ataques desmedidos de la policía. Esto ha provocado toques de queda en muchas de las ciudades estadounidenses e innumerables detenciones, tanto justificadas como no justificadas, pero esto no ha servido de nada porque los ciudadanos han seguido luchando por los derechos de la raza negra. Algo que ha traspasado las fronteras del país americano.

María Plaza cuenta que “Es una de las primeras veces que he visto que hay protestas en los 50 estados a la misma vez. Es un movimiento increíble. Hay muchísimas protestas pacíficas, yo creo que la minoría son las protestas violentas, pero literalmente son las que tienen más cobertura en el media.

En estos últimos días, las tensiones se han ido relajando, pero se sigue luchando por los derechos de las personas de raza negra, tan castigadas en todo el mundo simplemente por su color de piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *