Los sanitarios presentarán secuelas psicológicas tras el coronavirus

Los “héroes que no se rinden” deberán cuidar su salud mental siguiendo los consejos de sus compañeros los psicólogos, quienes advierten de las consecuencias y efectos a nivel mental que pueden tener tras la epidemia

Estíbaliz Valverde, Sevilla – 08/06/2020

Los sanitarios de nuestro país han vivido situaciones excepcionales durante estos meses, desde el confinamiento hasta el dolor por la pérdida de un familiar, pasando por el trauma de vivir en primera persona La Covid-19. Los traumas y las secuelas psicológicas que pueda provocar esta epidemia son todavía una incertidumbre, pero lo cierto es que los expertos aseguran que serán un hecho a corto y largo plazo.

“Todos sufriremos alguna reacción psicológica durante la epidemia de coronavirus y también después. Estimamos que va a tener consecuencias psicológicas para las personas porque a todos nos va a costar volver a la realidad, a la rutina. Se trata de reacciones normales ante como nos ha impactado el coronavirus. No podemos esperar no tenerlas”, explica a ConSalud.es, Pedro Rodríguez, miembro del Consejo General de Psicología.​

La crisis sanitaria actual por La Covid -19  podría fomentar el síndrome del burn out ya que los sanitarios están lidiando con mayor frecuencia e intensidad, con situaciones que implican una alta activación emocional y que pueden desgastarlos; y con la contra partida de que los recursos no son suficientes para frenar la curva de contagios o defunciones por La Covid-19.

El burn out hace que no quede vitalidad para continuar con la labor profesional, porque emplean toda su energía sin poder conservar la necesaria para ellos mismos y sin tener un espacio de reparación o descanso suficiente por la gran demanda de casos infectados de coronavirus

Los profesionales de la salud están expuestos de manera acumulativa a situaciones traumáticas, que generan miedo. Ante el miedo, La persona que convive con el miedo, puede presentar durante su jornada laboral, momentos de shock, confusión, estrés, y puede sentir por un lado que está excesivamente activo o por el contrario paralizado. Pero estas situaciones tienen un alto impacto emocional, y lo que se haga con ello puede ser determinante para desarrollar estrés post traumático.

En esta situación, la prevención será clave para evitar una traumatización, la cual hace referencia al procesamiento emocional, es decir, poder tolerar y contactar con el dolor generado. Esto suele facilitarse mediante el apoyo social y la terapia.

En ese sentido, conectar con el dolor emocional implica poder verbalizar que necesitan permiso para parar, que a veces se les queda pequeña la situación, que necesitan llorar y ser apoyados, expresar su enfado, su cansancio, su tristeza, sus miedos, y obtener consuelo y una respuesta empática y comprensiva.

Es posible que no identifiquen sus necesidades, tratando de seguir a toda costa y no pidiendo apoyo, pero sentirán un malestar indiferenciado. Están en un momento donde son considerados héroes, “y los héroes no se rinden”,  pero esto puede impedirles mostrarse vulnerables, y todas las personas somos vulnerables.

Por eso es importante expresar lo que hay detrás para poder aceptar esos sentimientos, lo que previene de la traumatización, y pedir lo que necesitan: parar, llorar, gritar, pedir unos brazos, protestar, expresar frustración, buscar apoyo y expresar su miedo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *