La India, una incógnita

Sorprende la cifra de casos confirmados en relación con su población.

Joel Jesús Abad, Canarias – 07 de junio de 2020

La India diagnosticó su primer caso de coronavirus el 30 de enero de 2020 y desde entonces el número de casos ha tomado una trayectoria ascendente. Desde la Organización Mundial de la salud se trasladó la preocupación con el país asiático debido a que su población supera los 1350 millones de habitantes.

 En la actualidad se han registrado más de 225.000 casos de coronavirus, 6.348 muertos y 109.462 recuperados, algo que llama poderosamente la atención si lo comparamos con España que suma 241.000 casos confirmados y 27.133 fallecidos, y tiene una población bastante menor.

En las siguiente gráfica se puede visualizar la evolución de la COVID-19 en ambos países.

Desde el inicio el temor de las autoridades era la alta contaminación de las grandes ciudades como Nueva Delhi, Calcuta y Bombay. Además , la alta densidad de población que tiene el país aumentó más la preocupación. Otro factor a tener en cuenta son las zonas rurales,pues  se desplazan bastantes personas para desempeñar su trabajo en las ciudades más importantes por lo que se estableció como zona de alto riesgo.

«Nuestra mayor preocupación son, ahora, las personas que viven en las aldeas. Los trabajadores que fueron a buscar empleo en las grandes ciudades de Gujarat, Maharashtra y Rajasthan están regresando a su hogares y sin ningún control médico, mezclándose con los habitantes de los poblados. Y en el hospital no podemos admitir a los niños malnutridos en las unidades de nutrición, porque son los más vulnerables». Fr Thomas, Jhabua District, Gujarat, India

Durante la evolución de la pandemia India registra su número más alto de contagios en las primeras semanas de mayo, el día 5 se aproximó a los 10.000 contagiados en un día. Las regiones más castigadas por la pandemia han sido Maharashtra, con 44.582 positivos, seguido de Tamil Nadu, con 14.753, y Gujarat con 13.268.

Los datos no cuadran

Las condiciones de vida en la India y su cantidad de población provoca que se especule con los datos de contagios publicados.

Por otro lado, destaca el suministro de pruebas por habitante. Un mes después, las pruebas apenas habían llegado a 24 personas por millón de habitantes, según el informe del Consejo de Investigación Médica de India (ICMR). Desde el inicio de la pandemia hasta finales de abril se habían testado a un total de 318.449 personas lo que supone un 0.02 % de su población.

No eran muestras de COVID-19 sino muestras de sangre de pacientes que iban a ser sometidas a análisis rutinarios. Ya se han vuelto a sacar muestras de sangre a los pacientes afectados

Indicó SK Garg, médico del hospital.

Condiciones sanitarias mejorables

Un grupo de monos robó muestras de sangre de pacientes ingresados por coronavirus el pasado 30 de mayo en uno de los mayores hospitales del estado de Uttar Pradesh, en el norte de India.

El personal del hospital lo explicó a la NDTV (New Delhi Television Limit)

“No eran muestras de COVID-19 sino muestras de sangre de pacientes que iban a ser sometidas a análisis rutinarios. Ya se han vuelto a sacar muestras de sangre a los pacientes afectados”, indicó SK Garg, médico del hospital.

Lo contraproducente es que el país asiático se introdujo en fase 4 de confinamiento con la reapertura de negocios y transportes el 12 de mayo, justo una semana después de obtener uno de los picos de contagios más altos desde el inicio de la pandemia. Se retomaron las competiciones deportivas, pero no se podrá acceder a los estadios y a los recintos como espectadores, se reabrieron las peluquerías y los comercios de  productos electrónicos.

A 18 de mayo, India contaba con 96.169 contagios y 3.029 fallecidos.

La gravedad de la situación del país aumentó el pasado 20 de mayo el estado de Bengala Occidental sufrió el ciclón Amphan, el cual destrozó varios vecindarios y provocó el fallecimiento de 70 personas.

Todo apunta a que la curva de contagios del país y el número de fallecidos irá en aumento pues no están claras las cifras que se manejan y falta  claridad en los datos que se aportan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *